jueves, 11 de septiembre de 2008

Un cuento de Aimará y Beatriz

Dos hermanas sin Libertad.

Había una vez, dos hermanas que se llamaban Luana y Martina.

Luana y Martina tenían un padrastro que era muy malo. Un día el padrastro golpeó muy fuerte a Luana; Martina le conteo a su mamá, pero esta no le creyó, nunca les hacía caso.

Cuando el padrastro se enteró que Martina le había contado a su mamá, se enojó mucho y encerró a las hermanas.

Cuando la madre llegó y preguntó por las niñas, el padrastro le dijo que se habían ido.

Pasó el tiempo y la madre se olvidó de sus hijas, hasta que un día en que soplaba un viento suave, comenzó a recordarlas y descubrió que el padrastro las había matado.

La madre desesperada fue a la tumba donde estaban Luana y Martina y lloró mucho, arrepentida por haberlas olvidado.

El agua dulce de las lágrimas hizo que el tiempo fuera para atrás, entonces la madre se reencontró con sus hijas y vivieron las tres felices para siempre.

Aimará Mendoza

Beatriz Giménez

2 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA AIMARA:ES UN PLACER PODER DISFRUTAR DE LO QUE HAS ESCRITO. TE CUENTO QUE TAMBIEN LEI LOS TEXTOS DE TUS COMPAÑEROS. ES HERMOSO SABER QUE HAY PEQUEÑOS GRANDES ESCRITORES.
FELICITACIONES A USTEDES Y A LA SEÑO CRISTINA POR GUIARLOS Y ORIENTARLOS EN ESTE HERMOSO CAMINO DE ESCRIBIR.BESOS A TODOS.
SOY MARIANELA SOSA.ESTUDIO PROFESORADO DE E. ESPECIAL EN VILLAGUAY E. R.

Sra Liliana dijo...

A estas pequeñas grandes escritoras que me dan tanto placer y emoción al leer, les digo que sigan adelante, ustedes tienen el talento y con la ayuda de las seños, no tengo dudas, llegarán lejos en el arte de escribir. ¡¡¡Felicitaciones!!!